Con base a la definición que refiere la FAO,  describe a la maricultura como el cultivo, manejo y cosecha de organismos marinos en su hábitat natural o dentro de estructuras especialmente construidas por ejemplo, jaulas, corrales, encierros y estanques desarrollados en agua salada.
Las especies que más se han cultivado por medio de la acuacultura marina o maricultura a nivel mundial, destacan el camarón,  salmón y ostión, las cuales son cultivadas con tecnologías de producción altamente desarrolladas que permiten tener un ciclo cerrado desde la reproducción de adultos maduros, manejo de huevo y estadios larvales, hasta la engorda de juveniles. También existen  otras técnicas de producción en las cuales se capturan ejemplares en estadio juvenil, con el fin de mantenerlos en jaulas o encierros durante el proceso de engorde. De esta última forma es como se desarrolla, en la gran mayoría de casos, la maricultura de atún, entre otras.
El cultivo de bivalvos en México es actualmente una actividad económicamente atractiva, con amplio desarrollo en el Noroeste del país, donde se tienen sistemas intensivos de cultivo de ostión y se llegan a obtener aproximadamente unas 2mil toneladas anualmente  además de que las perspectivas de desarrollo de esta actividad son muy amplias, pues en nuestro país se cuenta con especialistas, laboratorios productores de semilla, se fabrican los insumos necesarios y en cuanto a recursos naturales en esta zona del pacífico se encuentran las condiciones óptimas para el cultivo de ostión.
De los moluscos comerciales, el ostión es quizás el más importante a nivel mundial; esto se debe a diversos factores entre los que destacan: su gran abundancia, amplia distribución, gran aceptación como alimento y adaptabilidad a diferentes condiciones ecológicas, lo cual permite su introducción a nuevos ecosistemas y fácil cultivo.
Jalisco, dispone de un gran potencial para el aprovechamiento de los recursos pesqueros y acuícolas, cuenta con un extenso litoral, climas muy estables y con una voluntad institucional para dar inicio al desarrollo de la maricultura, como una alternativa productiva al sector acuícola y pesquero como lo es el cultivo de ostión.
En esta ocasión describiremos el cultivo de ostión japonés (Crassostrea gigas) el cual se ha venido realizando en las costas del estado Jalisco desde hace más de 10 años con métodos acuaculturales.
Los moluscos bivalvos donde se incluyen los ostiones, son organismos filtro- alimentadores y se ubican en la base de la cadena alimenticia, crecen rápido, y son ampliamente demandados por los mercados globales. Para su cultivo se han desarrollado dos fases, la de laboratorio, que incluye la reproducción, manejo de estadio larval y proceso de fijación y la segunda, de engorda, que va desde la larva fijada o “semilla” hasta la venta de organismos de talla comercial. Por lo anterior son candidatos ideales para la maricultura ya que,  en los proyectos comerciales de engorda no se requieren grandes inversiones, ni equipos sofisticados lo que lo hace de fácil acceso.

El cultivo de ostión contempla a grandes rasgos lo siguiente:
1. Localizar adecuadamente el sitio del proyecto: Los ostiones son organismos que por sus mecanismos de alimentación (filtración) son bioacumuladores de los contaminantes presentes en las aguas donde se desarrollan, por tanto se debe considerar que la zona este libre de toda contaminación además que el sitio reúna las condiciones oceanográficas, biológicas y ambientales para el buen crecimiento de los organismos.
2. Adquisición de la semilla: Tendrán que ser suministradas por un laboratorio que cuente con certificados sanitarios. (La siembra de las semillas debe ser planificada con anticipación, tomando en cuenta que las semillas no pueden mantenerse mucho tiempo bajo el sol. La planificación consiste en preparar los materiales necesarios para realizar la siembra y ésta, tendrá que ser de preferencia por la mañana.  El transporte de las semillas desde su lugar de origen, hasta el sitio final de cultivo se realiza en hieleras, las cuales  deberán contener algún material que mantenga húmedas las semillas.
3. Siembra: La talla de las semillas a la siembra será de 3 a 4 milímetros y estas serán introducidas en bolsas de malla mosquitera de 1 mm de luz de malla dentro de canastas tipo Nestier con la densidad de cultivo adecuada para su desarrollo. La técnica de cultivo descrita consiste en la adaptación del modelo japonés de cultivo suspendido.
4. Pre-engorda: Una vez introducida la semilla de ostión al cuerpo de agua, comienza la fase de preengorda. Ésta fase contempla 2 meses aproximadamente durante la cual la semilla sembrada alcanzará una talla aproximada de 2-3 centímetros. Durante esta fase se realizarán maniobras de mantenimiento, limpieza, procesos de desdoble, remoción de organismos muertos, y posteriormente los organismos  se sacaran de las bolsas de malla mosquitera y se contendrán en las canasta tipo Nestier.

5. Engorda: La semilla que va adquiriendo 4 centímetros será repartida en costales ostrícolas de malla plástica semiflexible 1” y de ½” de pulgada de luz de malla. Esta técnica se realiza en fondo, colocando los costales sobre estructuras fabricadas  generalmente con varilla de acero. Este periodo es de aproximadamente 6 meses.
6. Cosecha: Puede ocurrir cuando los organismos alcancen la talla comercial (mayor a 8 cm), sin embargo si el crecimiento no es homogéneo, la cosecha se podrá realizar  de manera gradual.
Durante el desarrollo del cultivo de ostión se debe llevar a cabo rutinas de buenas prácticas de manejo las cuales incluyen limpieza tanto de organismos como de la infraestructura de cultivo, procesos de desdoble, remoción de organismos muertos, monitoreo de variables físico-químicas, biometrías, biomonitoreos sanitarios, variables meteorológicas, capacitación del personal operador del cultivo,  entre otras actividades.
Las ventajas que presenta el cultivo de ostión frente a otros cultivos son:
• Alimentación fitoplanctónica que no representa ningún costo.
• Permite su confinamiento a altas densidades.
• Aceptación en el mercado mundial e incremento en su consumo.
• Reproducción controlada, que permite un abastecimiento constante de semilla.
• Diferentes métodos de cultivo.
• Fácil manejo del cultivo.
Cabe mencionar que para la SEDER y el Instituto de Acuacultura y Pesca del Estado de Jalisco es importante impulsar el desarrollo y la producción acuícola, siendo la maricultura una práctica productiva donde se ofrece una nueva herramienta de trabajo al sector pesquero, además de potenciar el aprovechamiento sustentable de los recursos que ofrece  la costa de nuestro estado.

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Martes, Noviembre 4, 2014 - 11:26