Perteneciente a la familia Asteraceae, cuyo nombre científico es Helianthus annuus, se trata de una planta anual, con un desarrollo vigoroso en todos sus órganos, dentro de esta especie existen numerosos tipos o subespecies cultivadas como plantas ornamentales, oleaginosas y forrajeras. Está formada por una raíz pivotante y un sistema de raíces secundarias de las que nacen las terciarias que exploran el suelo en sentido horizontal y vertical, normalmente la longitud de la raíz principal sobrepasa la altura del tallo.
El origen del girasol se remonta a 3.000 años a.C. en el norte de México y Oeste de Estados Unidos, ya que fue cultivado por las tribus indígenas de Nuevo México y Arizona, siendo uno de los principales productos agrícolas empleados en la alimentación por muchas comunidades americanas antes del descubrimiento.
La semilla de girasol fue introducida en España por los colonizadores y después se extendió al resto de Europa, fue cultivado durante más de dos siglos en España y en el resto de Europa por  su valor ornamental, debido al porte y sobre todo a la belleza de sus inflorescencias y  fue durante el siglo XIX cuando comenzó la explotación industrial de su aceite destinada a la alimentación.
 
Elección de lote y preparación de la cama de siembra:
El cultivo de girasol se realiza tanto bajo prácticas de siembra directa como con laboreo. Al elegir un lote es necesario identificar la presencia de horizontes endurecidos (pisos de arados, tosca, etc.) que pueden afectar la normal exploración de las raíces. A mayor profundidad de suelos mayores son las posibilidades de alcanzar altos rendimientos. No es recomendable su cultivo en suelos con espesores inferiores a los 40 cm. Los máximos rendimientos se alcanzan en suelos profundos. El período de barbecho es conveniente que se extienda por los menos unos 45 días antes de la siembra para permitir una adecuada acumulación de agua y oferta de nutrientes.
Fecha de siembra:
El momento óptimo para la siembra del girasol varía según las regiones de producción. En general son convenientes las siembras tempranas, ni bien se alcanza 8 a 10ºC de temperatura en el suelo, procurando lograr cultivos bajo óptimas condiciones de crecimiento (radiación, oferta de agua y nutrientes) durante los 60 días alrededor de floración.
REQUERIMIENTOS  CLIMÁTICOS:
Suelo
Es un cultivo poco exigente en el tipo de suelo, aunque prefiere los arcillo-arenosos y ricos en materia orgánica, pero es esencial que el suelo tenga un buen drenaje y la capa freática se encuentre a poca profundidad.
El girasol es muy poco tolerante a la salinidad, y el contenido de aceite disminuye cuando esta aumenta en el suelo.
En suelos neutros o alcalinos la producción de girasol no se ve afectada, ya que no  aparecen problemas de tipo nutricional.

Es una de las plantas con mayor capacidad para utilizar los residuos químicos aportados por las explotaciones anteriores, propiciando un mejor aprovechamiento del suelo, por tanto la rentabilidad de las explotaciones agrícolas se ve incrementada.
Temperatura
Es un factor muy importante en el desarrollo del girasol, adaptándose muy bien a un amplio margen de temperaturas que van desde 25-30 a 13-17ºC.
 
PARTICULARIDADES DEL CULTIVO Y RECOMENDACIONES:
Siembra
La época de siembra es variable y dependiente de las características climatológicas de cada región.
Los sistemas de siembra de primavera y de invierno se caracterizan por aprovechar las posibilidades termohídricas que desarrolla el cultivo del girasol.

La principal ventaja de la siembra invernal es el incremento de la producción, tanto de aquenios como de grasa; pero el riesgo de heladas y la competencia de las malas hierbas se incrementa.
La germinación de las semillas de girasol depende de la temperatura y de la humedad del suelo, siendo la temperatura media de 5ºC durante 24 horas.

La profundidad de siembra se realiza en función de la temperatura, humedad y tipo de suelo.
Densidad de plantación
La densidad de plantación depende de las precipitaciones, la fertilidad, de los híbridos cultivados y de la distancia entre surcos.

En zonas áridas es conveniente aumentar la distancia entre surcos (80-100 cm) para garantizar el agua disponible durante los periodos de floración y maduración siendo la población de 45.000-50.000 plantas por hectárea.

En regadío según la fertilidad del suelo y las prácticas agrícolas empleadas la densidad de plantación puede llegar hasta 80.000-100.000 plantas por hectárea.

Riego
Se trata de una planta que aprovecha el agua de forma mucho más eficiente en condiciones de escasez, Su sistema radicular extrae el agua del suelo a una profundidad a la que otras especies no pueden acceder.  El girasol adapta muy bien su superficie foliar a la disponibilidad de agua en el medio.
Si se realiza un subsolado profundo se facilita la penetración del agua, el drenaje y la aireación del terreno, mejorando de forma considerable el resultado del riego,  Requiere poca agua hasta unos diez días después de la aparición del capítulo donde se aplicará 50-60 litros por metro cuadrado.

A partir de este momento las necesidades hídricas aumentan considerablemente y se mantienen hasta unos 25-30 días después de la floración aportando un segundo riego de 60-80 litros por metro cuadrado en plena floración.
Abonado
Debido a la elevada capacidad del sistema radicular del girasol para extraer nutrientes, este no es muy exigente en cuanto a abonado, Las dosis de abono se ajustarán en función de los elementos nutritivos del suelo y del régimen de precipitaciones y de riegos.
Malas hierbas
Se recomienda un programa de manejo de malas hierbas por medio de métodos culturales, mecánicos y químicos.
-Métodos culturales
La buena elección de rotaciones disminuye la introducción de las malas hierbas, si se emplean herbicidas también se deberá realizar una rotación de los mismos, Si incrementamos la densidad de siembra en el cultivo del girasol hasta límites óptimos, contribuye a combatir las malas hierbas, debido al mayor sombreamiento del terreno.

-Métodos mecánicos
Si después de la siembra comienzan las precipitaciones y bajan las temperaturas, la germinación se retrasa y se puede formar una costra superficial, por tanto habrá que realizar un rastreado para eliminar la costra y las malas hierbas que hayan emergido.

-Métodos químicos
Para combatir las malas hierbas es mucho más rentable el empleo de herbicidas; si se emplean herbicidas fenoxiacéticos, se realizarán bajo condiciones climáticas favorables, manteniendo además una zona de protección.
 
VARIEDADES
Las variedades se clasifican según el rendimiento total de aceite, el porcentaje de ácido oleico, la inmunidad al Mildiu y al jopo, la duración del ciclo y la altura de la planta y ESTAS SE ENCUENTRAN EN LAS CASAS COMERCIALES DE VENTA DE SEMILLA.

PLAGAS
Gusanos grises (Agrotis segetum, A. exclamationis y A. ypsilon).
Las orugas tienen el cuerpo verdoso y la cabeza negra con una longitud entre 10-50mm., situándose al pie de las plantas atacadas.
Las larvas atacan al girasol desde la germinación de las semillas hasta que las plantas tienen unos 15 cm. de altura.

*Control:
-La siembra temprana reduce el riesgo de ataque.
-El empleo de cebos: 1 kg de Triclorfon + 20 kg de salvado + 500 g de azúcar por hectárea.
-Las pulverizaciones con insecticidas: Triclorfon, Piretroides o Lindano; aplicados sobre todo el terreno o sobre la línea de siembra.
-En zonas muy atacadas por esta plaga se recomienda la desinsectación del suelo con productos clorados y fosfóricos.
-Gusanos de alambre (Agriotes lineatus).
RENDIMIENTO 
Se puede considerar como buen rendimiento promedio 1.200 kilogramos por hectárea.
CICLO VEGETACIÓN
El ciclo vegetativo del girasol comprende de 110 a 180 días según variedades, zona donde se cultiva y época de siembra.

COMERCIALIZACION
EL mercado de granos tuvo cambios fuertes en los EEUU. La soja fue impulsada por debajo de los pisos anteriores y parece cada vez más los techos y las posibilidades para lograr nuevas alzas, con cambios significativos en el precio de comercialización del girasol.
Del lado de la demanda, se ha pronosticado que la fuerte demanda de China continuara, pero a tasas más lentas en los próximos meses. Las ventas semanales desde los EEUU parecen confirmar esas proyecciones.  
APROVECHAMIENTOS
Las semillas de girasol es una fuente de grasas y energía, además de hidratos de carbono y proteínas.
Las cáscaras que quedan después de la extracción del aceite se pueden moler y emplear como ingrediente en las raciones de los rumiantes.

La levadura forrajera se obtiene de las cáscaras y constituye un valioso alimento proteico para los animales y aves de corral.
Las cabezas de girasol se emplean en la alimentación de los ovinos y bovinos, y la harina obtenida con dichas cabezas sirven de ración a los bovinos adultos y a las aves de corral.
El girasol es además una excelente planta melífera.
 

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Jueves, Septiembre 11, 2014 - 11:44