Mejora la calidad del piloncillo del Sur del estado

Con apoyos del Programa de Extensionismo, la producción de piloncillo en los trapiches de los municipios de Pihuamo y Tuxpan ha mejorado gradualmente, lo que ha redundado en una mejor calidad de este endulzante de gran tradición en la gastronomía y repostería del occidente del país.

Así lo expresó el coordinador de Capacitación de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER-Jalisco), Alan Amador Serrano, quien refirió que hay resultados puntuales en los trapiches que han sido beneficiados en conseguir mejores parámetros de eficiencia e inocuidad, lo que se traduce en un producto de superior calidad.

Al respecto, el extensionista Juan José Zamudio Robles, refirió que las mejoras de los trapiches que se han vinculado al programa de la secretaría, tienen avances evidentes en su infraestructura y equipamiento.

Detalló que la eficiencia de los empresarios piloncilleros se observa en la obtención de más jugo en el procesamiento de la caña, lo que ha sido resultado de mejor aprovechamiento de los molinos y mejor uso de la energía, lo que trae consigo elevar los ingresos del negocio: “Por decir, si estaban en 9.5% de obtención de jugo, hemos llegado hasta 10.5, posiblemente hasta el 11 por ciento”.

El asistente técnico de este programa afirmó que una vez que el piloncillo ha mejorado en su proceso de elaboración, ahora el reto es incursionar en la exportación, lo que supone cumplir con exigencias de la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA).

Para ello, dijo que se reforzará la vinculación con la Agencia de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria de Jalisco (ASICA), para obtener la certificación de los procesos, además de que los productores registren sus marcas.
Resaltó que en la agenda con la ASICA se destacan los temas de la certificación de los procesos en los molinos y el almacenamiento en las bodegas, entre otros puntos en los que se debe garantizar la inocuidad.

Zamudio Robles indicó que en el contexto actual hay una serie de problemas comerciales que deben superar los empresarios del piloncillo, comenzando con el hecho de que las nuevas generaciones no conocen el producto y, por ende, no lo aprecian, lo que también trae consigo la necesidad de diversificar los productos elaborados con este edulcorante, para tener otras alternativas.

La cosecha de la caña para el piloncillo suele iniciar en diciembre y la molienda en los trapiches culmina hasta mayo. Para el ejercicio 2020, SADER Jalisco etiquetó 1.5 millones de pesos para apoyos a los trapicheros.
 
SABER MÁS

Según datos de Desarrollo Rural de Pihuamo, el piloncillo es una fuente de trabajo muy importante para el municipio, dado que cada trapiche genera entre 12 y 15 empleos, por lo que esta agroindustria tiene una importante derrama económica.

Hay una producción estimada en cinco mil toneladas de piloncillo por cada ciclo de zafra y molienda. De este volumen, 5% sería susceptible de venderlo al mercado exterior.

El piloncillo jalisciense se comercializa en el mercado regional que supone las plazas de Ciudad Guzmán, Guadalajara y varias poblaciones de Colima y Michoacán.
 

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Miércoles, Noviembre 4, 2020 - 16:53