SADER-Jalisco y Cresiap promueven curso de apicultura para la polinización

En el campo jalisciense se impulsa en forma creciente la valoración de las abejas como instrumento de polinización de varios cultivos hortofrutícolas, como chiles, chia, pepinos, pimientos, berries y aguacates, por citar algunos.

Entre los ejemplos afortunados se tiene el cultivo del chile de Yahualica, donde las abejas ya dejan los beneficios de su tarea polinizadora, advirtió Javier Gutiérrez Acosta, técnico del Centro Regional de Servicios Integrales para la Agricultura Protegida (Cresiap).

“Más o menos impactó en un 30% el rendimiento mayor (del chile producido) por la abejas. ¿Por qué? En las flores que son polinizadas amarran bien los frutos. El fruto es más pesado, tiene más semillas y es más robusto”, indicó.

Con el fin de multiplicar el conocimiento sobre los beneficios de la polinización de las abejas en la agricultura, tanto la protegida como la de a cielo abierto, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), ha promovido un curso de capacitación al respecto en coordinación con el Cresiap.

Este curso ya está en marcha y tendrá sus próximas sesiones este viernes y sábado por medio de la plataforma Zoom, en cumplimiento con las restricciones a razón de la emergencia sanitaria. Más informes se pueden solicitar al 33 4444 7359.

Al respecto, el titular estatal del Sistema Producto Miel, Felipe Becerra Guzmán, expresó que la polinización de cultivos a  través de las abejas afortunadamente ha ganado más espacios en años recientes en el campo jalisciense, debido a la expansión de diversos cultivos de gran peso económico, como las berries, el aguacate y varias hortalizas, como sandías y pimientos.

Este apicultor señaló que de manera extraoficial se tiene conocimiento de que unas 100 mil hectáreas de diversos cultivos son beneficiados con la presencia polinizadora de las abejas, lo que representa un ingreso a los apicultores, ya que en promedio cada colmena se renta a los agricultores entre los 350 y 400 pesos.

Precisó que este dato de 100 mil hectáreas incluye a los cultivos que tienen varios cortes durante su ciclo anual de producción y a las tierras donde hay doble ciclo de siembras, como sucede de las áreas de riego.

El citricultor Ildefonso Camacho precisó que el limón sin semillas no requiere de polinización, pero la presencia de abejas es muy benéfica para prevenir la enfermedad de la antracnosis. Citó que para ello hay que usar agroinsumos amigables con las abejas.

A su vez, la extensionista Mariazel Romero Campa, comentó que si bien el limón persa no requiere de polinización, la presencia de abejas le ayuda mucho al amarre del fruto; además de que el contenido de la flor del cítrico es un magnífico alimento para la abeja.

EL DATO

Según técnicos conocedores, cuando los insectos polinizadores visitan las flores del arándano para recolectar polen, accidentalmente éste se adhiere a sus cuerpos y es transferido en su próxima visita a una nueva flor. Las abejas al buscar polen dentro de una flor, rozan el estigma y dejan el que llevan en el cuerpo.

Algunas especies de abejas vibran cada flor con sus músculos de vuelo mientras recolectan polen y esta actividad de zumbido (sonicación), sacude el polen de las anteras por lo que es fácil de recolectar y también tiende a aumentar la polinización.

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Miércoles, Febrero 24, 2021 - 11:14