Esta especie goza de un mercado especial en el Occidente del país.

Luego de que la pandemia trajo consigo una  baja  en la demanda de bagre en sitios de consumo, sobre todo los recreativos, el escenario ha cambiado en forma gradual y hay un repunte  en solicitudes de crías de este animal para su crianza y engorda.

Esta especie goza de un  mercado especial en el Occidente del país, donde tiene su demanda para  su gastronomía, como varias presentaciones en pescado horneado (algunas en hojas de maíz) y el tradicional caldo michi, como sucede en sitios turísticos de Chapala, Jamay y La Barca, entre otros. 

El biólogo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), Rubén Ruiz Medina, comentó que hay señales alentadoras para reactivar la crianza del bagre en las granjas establecidas en territorio estatal, sobre  en todo en las Regiones Ciénega, Altos Norte, Altos Sur y Centro, donde se concentra la engorda del este pez (Ictalurus puntactus, su nombre científico).   

Para cumplir con el cometido del abasto de crías de bagre a los acuacultores, los biólogos de la SADER Jalisco ya están encaminados en su tarea de facilitar la reproducción de esta especie en el centro acuícola de Tizapán El Alto en la Ribera de Chapala.

El responsable de este módulo acuícola, Alejandro Fernández, detalló que se tiene la meta tentativa de facilitar la reproducción de 200 mil ejemplares para su posterior entrega por el mecanismo institucional a granjas y grupos organizados.

Ruiz Medina puntualizo que hay una situación peculiar en la comercialización del bagre: “Lo que pasa es que la comercialización del bagre es en zonas muy específicas. No se vende en todas las regiones, no tiene ahí buena comercialización. Pero en las zonas que  tiene (demanda), como es la Región Ciénega, la Región de los Altos y algo de la Región Centro, es muy consumido y con muy buen precio”.

Citó que el bagre de granja es diferente al bagre de mar (conocido también como bagre bandera o chigüil), el cual tiene un precio menor al que es engordado en condiciones controladas.   

Al respecto, el empresario acuacultor de Jamay, Carlos Molina Sahagún hizo notar que hay que tener cierta cautela en las engordas de bagre a escala comercial, dado que este animal no tiene un mercado de gran tamaño para su consumo, como es el caso de la tilapia, por lo que hay que considerar que a los segmentos de consumidores que se destine no traigan fluctuaciones que castiguen su precio para que no haya pérdidas por los gastos destinados a su alimentación y cuidado.

EL DATO

Entre los municipios de Jalisco destacados en la producción de bagre en granjas, figuran Jamay, Poncitlán, San Juan de los Lagos, Yahualica de González Gallo, Arandas, Acatic y Cuquío, por mencionar algunos.

Entre los proyectos tecnificados de engorda, figura uno de parte pescadores de Mezcala de la Asunción donde se engorda al pez en unas jaulas flotantes en el lago de Chapala.

Una granja de bagre requiere de una escala mínima que le traiga una producción anual de cinco toneladas para que tenga buena capacidad de respuesta al mercado con oferta escalonada del producto. 

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Miércoles, Abril 28, 2021 - 13:06