La corpulencia que alcanzan estos animales implica mayor contenido de carne en las zonas corporales de más valor comercial.

Hay buenas noticias para la ovinocultura jalisciense. El Gobierno Federal ya determinó el reconocimiento de los borregos Pelifolk como raza sintética y este sábado otorgó en Zapotlanejo el reconocimiento oficial.

Durante el evento, la titular de SADER Jalisco, Ana Lucía Camacho Sevilla, comentó que se debe sentir orgullo por el esfuerzo de las familias Pelifolk para conseguir la certificación de esta raza ovina jalisciense, la única hecha en México.

“Desde la SADER Jalisco y ASICA seguiremos apoyándolos para fomentar las buenas prácticas, además de la sanidad e inocuidad en el manejo de rebaños, hasta lograr condiciones que nos permitan exportar“.

Agregó que, como parte del compromiso para fortalecer este proyecto, "los productores recibirán un apoyo de parte de la SADER Jalisco para realizar pruebas genómicas. Ello permitirá que se mantenga la pureza de la raza, que se transmitan las mejores características y que Jalisco se convierta en un semillero genético de Pelifolk.

Por su parte, Benjamín Nuño Hernández, presidente del Comité Técnico Pelifolk, destacó que ésta es la primera raza de ovinos hecha en México.

"En 30 años, desde los primeros cruzamientos para hacer borregos más eficientes, empezamos a soñar en grande. Y trabajamos hasta crear esta raza. Hoy podemos decir que la misión cumplida".

Agradeció a productores que confiaron en hacer las familias fundadoras de Pelifolk.

En su momento, Arturo Enciso Serrano, director de proyectos especiales de SADER Federal, hizo entrega oficial del reglamento con solicitud para que los productores se apeguen a la certificación de registro de genealogía.

Con esta certificación no solo se reconoce la raza originada en Jalisco, sino también el trabajo de tres décadas por parte de los productores jaliscienses para que se estabilizara genéticamente un animal surgido a partir de las razas Pelibuey (de origen africano), Suffolk (de origen inglés) y Black Belly (de Barbados).

Ya se tienen en el campo jalisciense y otras entidades del país los beneficios de esta raza, lo que supone animales con mayor musculatura (y por ende más carne), más producción de leche y con una facilidad para el pastoreo por su adaptabilidad a terrenos rústicos, lo que representa diversas ventajas para el negocio de la ovinocultura; además de gran fertilidad de sus hembras.

Entre las cifras que revelan el posicionamiento de esta raza, actualmente se tiene un inventario estatal estimado de cinco mil hembras, esto es un crecimiento sustancial contra los dos mil que había hace 10 años, según lo señala la Asociación Ganadera Local Especializada de Borregos Pelifolk.

Además de la presencia en Jalisco, esta raza se encuentra en Chiapas, Guanajuato, Michoacán, Veracruz, Durango, Baja California, Tabasco y Zacatecas.

Los productores coinciden en que el autor intelectual de la formación del Pelifolk es el MVZ, Benjamín Nuño Hernández, quien afirmó que a él lo motivó hacer los cruzamientos interraciales, la búsqueda de animales más eficientes en la producción de carne y leche; y que además tuvieran una fácil adaptación al entorno regional.

Los primeros ranchos que contaron con los animales resultados de las cruzas fueron de Zapopan, Zapotlanejo y en Capilla de Milpillas, municipio de Tepatitlán.

“Ya desde el año 2010, se tuvo la estabilización de la raza, por lo que es muy satisfactorio que el Gobierno Federal decida darle el reconocimiento oficial con el registro de la raza”, compartió Benjamín Nuño, quien además puntualizó que, en su conformación como raza, estos animales cuentan con 13/16 de Pelibuey; 1/16 de Black Belly y 2/16 de Suffolk.

Desde 2011 la asociación otorgó certificados a quienes adquirían los animales, como una manera de controlar la autenticidad de los semovientes, a falta del registro formal que se tienen con las razas reconocidas. Ahora esto será sustituido por el registro oficial.

EL DATO
Las hembras Pelifolk tienen la ventaja se preñarse en días muy soleados y de mucho calor, lo que se dificulta en otras razas de ovinos.

Se producen animales al destete con un peso de 20 a 22 kilogramos a los 70 días. La rápida ganancia de peso después del destete es punto de interés para el productor, dado que esto supone reducir menos costos de producción.

La corpulencia que alcanzan estos animales implica mayor contenido de carne en las zonas corporales de más valor comercial. Por ejemplo, en la parte de las costillas y la espalda, donde se origina el corte del rack, la parte más cotizada del borrego. corpulencia que alcanzan estos animales implica mayor contenido de carne en las zonas corporales de más valor comercial.

Hay buenas noticias para la ovinocultura jalisciense. El Gobierno Federal ya determinó el reconocimiento de los borregos Pelifolk como raza sintética y este sábado otorgó en Zapotlanejo el reconocimiento oficial.

Durante el evento, la titular de SADER Jalisco, Ana Lucía Camacho Sevilla, comentó que se debe sentir orgullo por el esfuerzo de las familias Pelifolk para conseguir la certificación de esta raza ovina jalisciense, la única hecha en México.

“Desde la SADER Jalisco y ASICA seguiremos apoyándolos para fomentar las buenas prácticas, además de la sanidad e inocuidad en el manejo de rebaños, hasta lograr condiciones que nos permitan exportar“.

Agregó que, como parte del compromiso para fortalecer este proyecto, "los productores recibirán un apoyo de parte de la SADER Jalisco para realizar pruebas genómicas. Ello permitirá que se mantenga la pureza de la raza, que se transmitan las mejores características y que Jalisco se convierta en un semillero genético de Pelifolk.

Por su parte, Benjamín Nuño Hernández, presidente del Comité Técnico Pelifolk, destacó que ésta es la primera raza de ovinos hecha en México.

"En 30 años, desde los primeros cruzamientos para hacer borregos más eficientes, empezamos a soñar en grande. Y trabajamos hasta crear esta raza. Hoy podemos decir que la misión cumplida".

Agradeció a productores que confiaron en hacer las familias fundadoras de Pelifolk.

En su momento, Arturo Enciso Serrano, director de proyectos especiales de SADER Federal, hizo entrega oficial del reglamento con solicitud para que los productores se apeguen a la certificación de registro de genealogía.

Con esta certificación no solo se reconoce la raza originada en Jalisco, sino también el trabajo de tres décadas por parte de los productores jaliscienses para que se estabilizara genéticamente un animal surgido a partir de las razas Pelibuey (de origen africano), Suffolk (de origen inglés) y Black Belly (de Barbados).

Ya se tienen en el campo jalisciense y otras entidades del país los beneficios de esta raza, lo que supone animales con mayor musculatura (y por ende más carne), más producción de leche y con una facilidad para el pastoreo por su adaptabilidad a terrenos rústicos, lo que representa diversas ventajas para el negocio de la ovinocultura; además de gran fertilidad de sus hembras.

Entre las cifras que revelan el posicionamiento de esta raza, actualmente se tiene un inventario estatal estimado de cinco mil hembras, esto es un crecimiento sustancial contra los dos mil que había hace 10 años, según lo señala la Asociación Ganadera Local Especializada de Borregos Pelifolk.

Además de la presencia en Jalisco, esta raza se encuentra en Chiapas, Guanajuato, Michoacán, Veracruz, Durango, Baja California, Tabasco y Zacatecas.

Los productores coinciden en que el autor intelectual de la formación del Pelifolk es el MVZ, Benjamín Nuño Hernández, quien afirmó que a él lo motivó hacer los cruzamientos interraciales, la búsqueda de animales más eficientes en la producción de carne y leche; y que además tuvieran una fácil adaptación al entorno regional.

Los primeros ranchos que contaron con los animales resultados de las cruzas fueron de Zapopan, Zapotlanejo y en Capilla de Milpillas, municipio de Tepatitlán.

“Ya desde el año 2010, se tuvo la estabilización de la raza, por lo que es muy satisfactorio que el Gobierno Federal decida darle el reconocimiento oficial con el registro de la raza”, compartió Benjamín Nuño, quien además puntualizó que, en su conformación como raza, estos animales cuentan con 13/16 de Pelibuey; 1/16 de Black Belly y 2/16 de Suffolk.

Desde 2011 la asociación otorgó certificados a quienes adquirían los animales, como una manera de controlar la autenticidad de los semovientes, a falta del registro formal que se tienen con las razas reconocidas. Ahora esto será sustituido por el registro oficial.

EL DATO
Las hembras Pelifolk tienen la ventaja se preñarse en días muy soleados y de mucho calor, lo que se dificulta en otras razas de ovinos.

Se producen animales al destete con un peso de 20 a 22 kilogramos a los 70 días. La rápida ganancia de peso después del destete es punto de interés para el productor, dado que esto supone reducir menos costos de producción.

La corpulencia que alcanzan estos animales implica mayor contenido de carne en las zonas corporales de más valor comercial. Por ejemplo, en la parte de las costillas y la espalda, donde se origina el corte del rack, la parte más cotizada del borrego.

La legalidad, veracidad y calidad de la información es estricta responsabilidad de la dependencia, entidad o empresa productiva del Estado que la proporcionó en virtud de sus atribuciones y/o facultades normativas.
Autor: nathalia.gutierrez / Fecha de actualización: Sábado, Diciembre 11, 2021 - 19:24